Translate

14 de abril de 2016

En el aniversario de un pionero

         En estos días pasados se ha cumplido un nuevo aniversario de su marcha en busca de playas y olas lejanas. Por ello me gustaría reproducir lo que en aquella ocasión escribí sobre él y el legado que nos dejó a todos, y en especial a los que lo teníamos en muy alta estima.

                                     
                                                              LA GAVIOTA

Llegué a creerme que nunca llegaría este momento. Y aun ahora me parece irreal. Tal era su optimismo y su alegría de vivir, y que además nos transmitía a todos.
  Ha fallecido un precursor. Uno de esas personas que, antes que nadie, entienden o perciben como van a ser las cosas, por donde hay que caminar en el futuro. Haciendo, pues, como dijo Machado “camino al andar…”.
Juan Abeledo fue un pionero en muchas de las actividades que practicó a lo largo de su vida. Y supo encontrar en la Naturaleza, en la propia existencia, un motivo para dar gracias, cada día, por tener de nuevo ocasión de disfrutar de todo lo que aquella nos ofrece, sin pedir nada a cambio.
De cada vez que me encontraba con él recuerdo una frase que me repetía con la sonrisa en los labios: ¡Qué bonito es vivir! Y me aseguraba sentirse feliz por tener, ese día, otra oportunidad para disfrutar de todas las cosas bellas que nos rodean, que están a nuestro alcance, que tenemos a nuestra disposición sin que nos cuesten nada: una hermosa y fresca mañana, un baño en el mar, coger unas olas con la tabla, dedicarle un rato a la pesca, dar un paseo en bicicleta, una carrera en el bosque, disfrutar de una caminata con tu pareja, trabajar en el pequeño huerto de tu casita en la playa, contemplar con asombro una puesta de sol a pesar de que hayas visto miles en tu vida, pero que te sigue asombrando su belleza...
Era también un magnífico pintor. En una ocasión me llamó la atención una acuarela que tenía en su casa de Doniños y le pregunté quién era el autor, y él me contestó sin darle mucha importancia que también había pintado cuadros, pero que ya lo había dejado. ¿Por qué? le pregunté yo, y me explicó que ahora carecía del tiempo necesario para dedicárselo a la pintura, y las cosas, o se hacen bien, o mejor no tocarlas.
Cuando me contaba sus aventuras en la naturaleza me recordaba mucho a mis padres, que también habían sido unos grandes aficionados a las excursiones a pie -como ellos las llamaban, hoy en día los llamaríamos senderistas-; también ellos fueron precursores en disfrutar de la vida al aire libre, y en mi casa tengo cientos de fotografías que mi padre hacía en sus excursiones, y me siguen asombrando las imágenes de playas desiertas en pleno verano, porque aun no existía la costumbre de gozar de los arenales que llenan nuestra geografía costera, como hacen ahora miles de personas cada domingo. Y por eso me encantaba escuchar a Juan y conversar con él de sus aventuras, como aquella excursión en piragua con unos amigos que lo llevó desde Ferrol al río Mandeo en Betanzos, pasando las noches en las playas que se iban encontrando en su recorrido.
Otra iniciativa personal en la que fue pionero ha sido la de cubrir, de forma totalmente voluntaria y altruista, un puesto de salvamento en Doniños, playa que aun en verano puede ser peligrosa, en especial si la gente no conoce el mar. Gracias a su forma de ser, desprendida y solidaria, se salvaron decenas de vidas a lo largo de los años en los que asumió esta arriesgada tarea, y que comenzó cuando tuvo que sacar del agua a un matrimonio que estaba a punto de perecer entre las olas. Juan se dio cuenta de que, a donde no parecía llegar la responsabilidad de las instituciones, si alcanzaba la suya como ser humano solidario que no podía permanecer impasible ante la desgracia ajena. Incluso, y a pesar de rescatar a tantos bañistas, al principio este tema se trató desde el ayuntamiento un tanto despreocupadamente, aunque con el paso del tiempo Juan consiguió sentar las bases de lo que hoy en día es ya un eficiente servicio de salvamento en nuestros arenales.    

Y por supuesto, el surf, una de las pasiones de su vida. Juan tuvo el mérito singular y extraordinario de aprender un difícil deporte a una edad en la que parece imposible el conseguirlo. Fue con sesenta años, cuando su hijo apareció con una tabla que acababa de comprarse. Cuando la vio, le dijo: “Yo también quiero una igual”. Porque resulta que ésa había sido una de sus secretas ilusiones. Y aun pudo disfrutar de ella durante más de quince años, él, que nunca había creído que llegaría a realizar su sueño de montarse en una verdadera tabla de surf y cabalgar las olas de su amada playa.
Tampoco podemos olvidar la otra gran pasión de su existencia: su querida Matilde, inseparable compañera de aventuras, su alma gemela en estas aficiones y forma de vivir.
Pero también es cierto que no todo fueron días de vino y rosas. Juan pasó en su vida, sobre todo en la laboral, por momentos difíciles, más en una época en la que las cosas no eran fáciles para nadie, en una España en la que además ser como era Juan podía incluso acarrearte problemas. Fue un trabajador incansable y lo fue para sacar adelante a su familia, lo que en aquel entonces era ya toda una proeza. Pero cuando le llegó la jubilación y se pudo dedicar de lleno a sus aficiones, empezó de verdad a disfrutar de la vida, por si antes no lo había hecho ya bastante.
Supo transmitir el gusto por sus aficiones primero a su hijo Juan, magnífico surfista y navegante profesional, y más tarde a su nieto, también, como no, gran deportista de las olas.
En resumen, una vida plena. Juan se convirtió en el ejemplo a seguir para muchos de nosotros, que supimos ver y apreciar los valores que cultivaba, y que nos inspiró una filosofía de vida, por lo que llegamos a profesarle una respetuosa veneración. Para los que lo conocimos era como un “gurú”, aunque la verdad es que él, desde su modestia y discreción nunca pretendió dar lecciones a nadie, en todo caso solo hacernos ver lo bonita que puede ser la vida.
       Aunque sin pretenderlo, Juan nos dejó varias lecciones que, en estos tiempos de crisis de valores, nos enseñan cosas importantes: 1ª Solidaridad a cambio de nada: servir a los demás sin esperar nada a cambio. 2ª Que no hace falta mucho dinero para ser feliz, valorando lo que te rodea que te es dado sin que te cueste nada. La vida, el mundo, la naturaleza, está llena de cosas regaladas. 3ª Nunca es tarde para aprender. Las ganas y el deseo de mejorar contrarrestan las limitaciones por la edad. 4ª Otra muy importante: cuando una diversión la transformamos en una obligación, deja de ser divertida.

Fue un hombre sencillo y discreto. Y, como tal, se nos fue de puntillas, casi sin avisar, sin duda como él deseaba haberse marchado, sin llamar la atención.
Llegó el día, como nos espera a todos, en el que ya no pudo decir, con una enorme sonrisa en la boca, aquello que siempre nos repetía: “¡Otro día maravilloso que se nos regala para disfrutar!”
Pero nos dejó su legado, su admirable ejemplo. Porque, aunque a veces no lo percibamos, todo se acaba en esta vida. Aprendamos de Juan y no la desperdiciemos pues en estupideces y esfuerzos sin sentido. Demos a cada cosa el valor que tiene realmente, y sepamos apreciar todo lo bueno -aunque sea muy simple- que la vida nos va dando, sin pedir un precio por ello.  
En fin, descanse en paz.

24 de febrero de 2016

Paseando por la noche, por la naturaleza salvaje...y por la historia.

           Sigo con mis paseos seminocturnos, o nocturnos totalmente. Mientras no cambie la hora, mi habitual pereza a salir de casa hasta la media tarde me obliga a terminar caminando a la luz de la luna...cuando hay luna.
           No cabe duda de que entrar en un bosque en plena oscuridad sabiendo que hay animales salvajes de cierta entidad, aunque no me da miedo, sí me obliga a hacerlo con alguna prudencia. Estoy hablando del bosque de Doniños, y de los grupos de javalíes que parecen haber invadido la zona. También hay corzos, de los que he llegado a ver alguno de día, por el interior del bosque. Y zorros, y las típicas ardillitas, bastante huidizas, nada que ver con las del Central Park.
           Pero los javalíes, estos grandes animales, antepasados del cerdo, aunque tienen mucho temor al ser humano son muy peligrosos si se ven acorralados, en especial con crías bajo su protección. Por la noche es cuando salen de sus escondites entre la maleza para buscar alimento y beber de los arroyos, y es fácil verlos recorriendo senderos y caminos no solo en los bosques y en los campos sino incluso llegando a zonas urbanas, cubriendo a veces grandes distancias en sus correrías.
          Lo cierto es que estoy sorprendido de estar encontrando, en las últimas semanas, numerosas huellas de estos animales. En gran parte de los senderos que acostumbro a caminar, generalmente cubiertos de hierba y tierra blanda, hay zonas en las que cuesta trabajo transitar, porque están totalmente escarbadas, como si alguien se dedicase a llevarse los trozos de cesped. Pero los agujeros que se ven son inequívocamente producto de los hábitos de los javalíes que meten, literalmente, el hocico en la tierra, "focellando" en ella para conseguir raices, insectos, semillas, etc.

Estos son los típicos agujeros que los javalíes hacen con sus hocicos,
para buscar comida debajo de la capa de hierba.


                En las fotos que tomé hace un par de días se ve perfectamente la huella del hocico de este animal, con la tierra aun húmeda. Fotos hechas a pocos metros de la caseta de socorrismo de Doniños, aunque luego estas huellas las pude encontrar en todas partes, prácticamente.
                Yo nunca había visto esto en el bosque de Doniños. Supongo que los javalíes cada vez van encontrando menos sembrados que esquilmar, tal como viene siendo su costumbre para cabreo de los agricultores y, por otro lado, la protección de que gozan por parte de la administración y la falta de depredadores, ha dado lugar a una proliferación desmesurada de esta especie en nuestros territorios.

La suerficie de los senderos, a veces, se vuelve intransitable.
        ------------------------
Pero no son los únicos en minar el terreno. También los topos contribuyen
a ello. Nótese la diferencia, los montillones de color claro son originados por estos pequeños roedores.
Y al fondo, un sendero trillado por los javalíes.
           La verdad es que se están convirtiendo en un problema, ya que no solo los sembrados son sus objetivos, sino que están acercándose mucho a las zonas urbanas causando algunos daños, atravesando carreteras y, sobre todo, porque es un animal relativamente peligroso en las circunstancias que más arriba describí.
          Siguiendo el normal instinto de los animales que no son depredadores carnívoros, no hay riesgo con su presencia si no son molestados y, sobre todo, si no se ataca a sus crías. Pero, llegado el caso, un javalí puede convertirse en una fiera con capacidad para llevarse a una persona por delante con su enorme fuerza y terrible fiereza.
                                                        ---------------------------------
              Aun recuerdo con asombro la primera vez que vi un javalí. Bajaba, una mañana de invierno, por la antigua carretera de la playa cuando vi correr lo que yo identifiqué como un perro de gran tamaño, que atravesó la carretera y la zona lagunar de la parte de atrás de las dunas, remontó sin disminuir su agitada carrera las dunas que respaldan la playa, y corrió hasta la orilla, hasta las olas, en las que tras un breve tanteo se sumergió valientemente. En ese momento ya me había percatado de mi error, ya que no era un  perro sino un enorme javalí que parecía huir de algo, viniendo de las colinas cercanas. Pues bien, tras entrar al agua, comenzó a nadar con buen ritmo en dirección a las Gabeiras, hasta que lo perdí de vista. Imagino que a pesar de sus enormes energías y potencia, y que es un gran nadador (yo no lo sabía, pero allí lo comprobé "in situ"), habrá terminado hundiéndose, el pobre bicho, en el fondo del mar.
                                                         ---------------------------------
             En fin, ese anochecer caminé hasta el faro de la península de Lobadiz, señal luminosa que orienta a nuestros pescadores, y pude tomar las últimas fotos con la escasa luz del crepúsculo.
             Al desandar el camino, atravesando las ruinas del castro ubicado en esa península, me pude imaginar por unos instantes como podía ser la vida de aquellas personas, en sus pequeñas cabañas de piedras y paja, en aquella explanada batida por todos los vientos en su superficie y por el inmenso oleaje del Atlántico en sus acantilados. Allí habitaron seres humanos hace dos mil o tres mil años, protegidos de otros habitantes de las comarcas limítrofes -probablemente poco amistosos- por los tres muros de fortificación con que contaban en el istmo de la península, de los que aun se conservan bastante bien el segundo y el tercero, y restos del que fue el primer parapeto, todos con fosos anchos, a través de los que era muy difícil invadir por la fuerza de las armas la zona habitada del poblado. Las demás áreas de éste estaban defendidas de forma natural por los acantilados. Ésta que he descrito es una de las dos razones por las que se vivió muchos siglos en estas aldeas, situadas en penínsulas poco accesibles y por ello bien defendidas. La otra, era por el fácil aprovisionamiento de alimentos provenientes del mar.
             Es lógico pensar que con el avance de la agricultura, se pudieron abandonar estos enclaves poco gratos en cuanto a las inclemencias frecuentes del clima, aunque la defensa -que seguía siendo necesaria- de los nuevos territorios y de los poblados hicieran nacer esas fortificaciones terrestres tan espectaculares, como los castillos y las murallas de las villas y ciudades. En ellas, por necesidad, se fueron agrupando los habitantes de las numerosas aldeas que existían en su entorno geográfico, ya que una elevada cantidad de personas era importante a la hora de construir y proteger esas defensas tan voluminosas pero sin duda siempre necesarias.

Playa de Lobadiz, al caer la noche, con las islas Gabeiras al fondo
Otro ángulo de la playita de Lobadiz, refugio de pescadores.
Faro de Lobadiz, alimentado por energía solar. Una magnífica ayuda para la navegación de los pesqueros en sus jornadas nocturnas de trabajo. Fue construído hace más de veinte años.
               Y luego volví caminando por los senderos del bosque, tratando de encontrarme con alguno de esos animales de costumbres nocturnas, pero seguramente mi presencia los ahuyentó, o es que andaban a otras relaciones sociales más interesantes, y mi paseo terminó sin incidencias al llegar al aparcamiento de Doniños. Aunque, bueno, tengo que aclarar que mi camino por el bosque en la oscuridad lo hice más cómodamente gracias a la linterna de mi móvil. ¡Cómo ha avanzado la tecnología!

16 de febrero de 2016

Luna llena


           Siento placer paseando en estas noches tempranas de invierno, mientras la lluvia y el viento me azotan el rostro.
           La oscuridad ha llegado, solo la luna me deja vislumbrar con su reflejo como sigue latiendo el corazón de la Naturaleza en esos pálidos brillos, sobre las olas que baten finalmente en la playa.
           Sin embargo, el golpear del oleaje hoy ya apenas se siente, solo se adivina, ya que es el viento el que ha tomado el protagonismo de la noche, rugiendo con desesperación. Temo, por momentos, que una ráfaga me va a arrastrar y lanzarme sobre el mar infernal, y que desapareceré tras las espumas, tragado por la inmensidad de la tormenta.
           Pero amo la vida demasiado para ceder a esos cantos de sirena que me atraen al borde del precipicio, y me resguardo, asustado y prudente, tras la arboleda que sufre con resignación el castigo de ese viento terrible, desatado.

29 de enero de 2016

Esta noche...en Punta Herbosa

Mi perrito y yo nos fuimos a pasear por la milla y, ya anochecido, nos atrevimos a bajar hasta Punta Herbosa para ver la puesta de sol que en este rincón de la costa de San Xurxo suele ser tan bonita como se ve en la foto.
Tanteando la senda de pescadores, casi oculta entre la maleza, y orillando peligrosamente los acantilados, llegamos hasta este punto en el que es posible ver un espectáculo como éste, que consuela al caminante de su esfuerzo.
                                 


Por detrás de nosotros, la magia del bosque oscuro, 
oir el rumor de los pinos que no cesa, 
sintiendo en el rostro el viento que viene de pasar la mar océana, 
y que flotando en él trae cantares de sirenas.
Y a nuestros pies los golpes de las olas, 
como el rugido de una fiera, 
algarabía de espumas blancas que relucen en la noche,
y advierten sin descanso que con ellas no se juega.  

18 de diciembre de 2015

Y AL FIN, LA FINAL Y EL FINAL (2015)

 
                                                              Desenlace



 
                                     CAMPEONATO DE PIPELINE - ÚLTIMA PARTE
    Ya Souza lo ha conseguido, ganar la manga de cuartos que le sabe a victoria final. La "torcida" entusiasmada y Medina y Souza, candidatos uno al título de Pipe ¡y el veterano, al título del Mundo!
     Pero viene otro heat de la "muerte", Medina versus Fanning, aunque si el "brasi" sale vivo ya solo puede aspirar al título de la mítica prueba hawaiana. Fanning -que se juega el título mientras Souza esté vivo- ataca y Medina se defiende bien. ¿Podría darse una final Souza-Medina, con el título ya en manos de Adriano? Huy...
     Finalmente se demuestra que casi siempre la diferencia entre la gloria y la derrota consiste en una línea finísima. Porque faltando tres minutos, Medina intenta un aéreo reverse que ejecuta soberbiamente, aunque al caer en la ola ya rota se desequilibra y desaparece entre la espuma, y aparentemente se ha salido de la tabla pero...¡sus pies aguantan pegados a la tabla como si se hubiese puesto loctite, la espalda en el agua, y termina poniéndose de nuevo de pie!. Eso le vale para encabezar la manga y Fanning es incapaz en dos minutos, y con olas pocas y malas, de recuperar la diferencia. Queda eliminado y con ello, prácticamente, sus aspiraciones al título del mundo. Separado del mismo por esa línea invisible, pero real y valiosísima para Souza. Y solo depende de lo que haga el brasileño en la siguiente semifinal. Si la pierde el título es para Fanning, si la gana el título volverá a Brasil de nuevo.
     ¿Y quién es el tercero en discordia, a quién tiene que eliminar Adriano? Alguien que ha pasado un tanto desapercibido, ya que según iba pasando rondas, todos pensaban que sería apeado en la siguiente. Pero ahí está el día de la finalísima, ayudando a decidir el Campeonato del Mundo. Estoy hablando de Mason Ho. Él busca ya la gloria de ser campeón en Pipeline, y pasar así a la historia del surf en Hawai -nada menos-, si lo consigue.
     Por eso la pelea es dura, pero con objetivos muy diferentes. Las olas cada vez son peores y Ho llega a romper su tabla en una mala caida, pero sale rápido a por otra.
     Personalmente yo ya no sé que prefiero, que pierda Souza para que Fanning alcance ese título por el que ha venido trabajando tanto y bien en los últimos diez meses, o que gane, porque el "mineiriño" -como le llama la "torcida"- también ha hecho muchos méritos, y además bastante alejado de los fastos y las presunciones que tanto se prodigan en el "circo" del Tour. Y eso debe ser premiado, porque es el camino del éxito, que debe ser una mezcla de sacrificio, esfuerzo y determinación, y todo unido a mucho silencio y eso lo ha puesto Adrián Souza a raudales. Por eso al fin Mason no puede con el aspirante al título, que ahora lo vislumbra demasiado cerca como para dejarlo escapar.
     Y la final, adjudicado lo más importante, el título mundial, se celebra en un ambiente relajado con olas algo mejores, como si el mar se hubiese avergonzado de lo que estaba mandando para semejante evento, y Adriano, que se ha venido arriba lógicamente, no quiere regalarle el título de Pipe a Medina, que ya se ha resignado y tampoco se empeña demasiado en impedirle a su compatriota la posibilidad de ser hoy el dios del surf.
     En la entrevista del final Adriano de Souza reconoció (además en brasileiro) que nadie contaba al principio con él, que le decían que no era un verdadero "tuberider" para vencer en Pipe, pero que él cree en Dios y al final le recompensó por su esfuerzo.

17 de diciembre de 2015

FANNING SIGUE FIRME

                                                                      Nudo

 
          Así, con  firmeza es como va a las 20,45 hora Europea central (9.45 a.m. en Hawai) Mick Fanning hacia su nUevo título mundial.
          Toca (a las 20,00 CET) la manga de cuartos entre Slater y Fanning.  El aussie empieza con un 3.50 poco definitivo. Kelly, que quiere ganar este campeonato de Pipe porque se va a retirar (esto no es más que una especulación mía, por cierto) consigue con una ola mediocre (lo son todas hoy, el mar se va para abajo, gran problema para el Director de la prueba, Perrow) remontar al primer puesto, peero Fanning solo tiene que hacer un 3 y pico  para rebasar al americano.
           Y llega el momento en que quedan dos minutos de manga y las olas no llegan, y Mick mira ansioso hacia el horizonte.
            Pero descubrámonos ante otro de los magos del surf (hay pocos, muy pocos), que además es un gran profesional, que no deja nada al azar. Porque cuando falta solo 1.30 aparece la que será la última serie de la manga, y Mick lo sabe mejor que nadie. Y tiene la prioridad. No parece que vaya a abrir, pero es igual, ¡hay que intentarlo! y además con la decisión del que sabe que puede y quiere hacerlo como es necesario para sus aspiraciones (esto último es lo más importante, lo que marca las diferencias)
            Coge la ola, baja la espuma, que se abre enorme ante su trayectoria. Otro se hubiese desanimado, no era posible pasar ese espumón, pero Fanning acelera, y consigue al fin entrar en la pared de la ola que, generosa, se abre en un tubo lo justo para que el australiano se meta dentro y desaparezca unos segundos, lo suficiente.
            Mick ha dado otro paso de gigante para su 4º título del mundo.
         

EL SUPERHEAT



                               Planteamiento 

   Los dioses estaban hoy en Hawai, en Pipe. Si no, yo no podría explicarme lo que ha sucedido en la manga 2 de la ronda 4, última y decisiva prueba del circuito mundial de surf 2015.
       La divina intervención ha propiciado, sin duda, que se cruzaran en ese heat tres surfistas que ya son leyendas del surf: Slater, un veterano que, últimamente, parece haber perdido sus principales cualidades, la regularidad y la seguridad en cada ola, pero que sigue siendo alguien increíble, cuando la ola es increíble como en Pipe; Fanning, el australiano que para mí va a ser el próximo campeón del mundo dentro de unas horas, extraordinario profesional del surf y que ya figura en el Olimpo de los dioses de este deporte, aunque todavía sea leyenda viva; y, por si ellos dos no bastasen, el rey hawaiano de Pipeline, el que quizás domine mejor esta ola entre los mejores surfistas mundiales máxime teniendo en cuenta su juventud (23), JJ Florence; él no ha tenido un buen año, dos eventos lesionado le han restado posibilidades, pero aquí al menos quiere revalidar su mito de Mister Pipe.
       Comienza la manga y ellos tres empiezan a coger fantásticas olas, casi sin un  fallo. Hay que darse cuenta de la enorme exigencia de los jueces cuando, bajar y correr una ola de 4 o 5 metros con la terrible pared de Pipe, el coral a metro y medio por debajo de sus pies, tan solo puede puntuar un mísero1.5, ya que faltó el tubo, maniobra clásica e indispensable aquí. Los tubos medianos son de 4 a 6 puntos y para los nueves hay que arrancar primero un rugido del público que abarrota la playa. Y ellos tres, sin embargo, lo consiguen, uno tras otro, alternándose emocionantemente en la cabeza de la prueba. Hoy, con la marejada que entra, cuenta de sobremanera la elección de la ola, no vale cualquiera por grande o vertical que sea la pared, sino que tiene que romper de una manera determinada garantizando un buen tubo: muy difícil el saberlo cuando aun está a treinta o cuarenta metros y hay que decidirse, y eso sin tener en cuenta si posees o no la prioridad. En realidad en la ronda 4 solo se juegan cuáles dos surfistas de cada manga entran en la repesca de la ronda 5, por lo que hasta pienso que por sus cabezas ronda la tentación de evitar la victoria para disfrutar una vez más de un Pipe majestuoso, potente y agresivo, con solo un par de colegas. Algo, vamos, imposible hoy en día en la ola reina del North Shore de la isla de Oahu.
             Quedan 2 minutos y JJ Florence es tercero, se ha rendido ya prácticamente a pesar de sumar más de 15 puntos y ostentar la ola mejor puntuada de la manga, un 9.83, aunque en verdad todo es posible todavía. Porque va delante Fanning pero Slater, que necesita un 9.43 para ganar, se lanza a un imposible backdoor (la derecha de esta ola), tan difícil, tan vertical, que a media bajada la tabla se sale de la ola, se queda totalmente en el aire y cae incontrolada hasta aterrizar milagrosamente de nuevo en el agua (¿o es que la cabalga Slater?) un par de metros más abajo. Y luego un tubo que se va a cerrar, pero no para Kelly, que sale mezclado con el enorme resoplido de espuma, en aparente meditación: la cabeza inclinada sobre el pecho, las manos cogidas a la espalda pero el cuerpo erguido, como si fuera pensando en cualquier otra cosa y no en aquellos cuatro metros de toneladas de agua que, en forma de mandíbulas, le saltan a centímetros de su cabeza. Postura clásica de indiferencia, muy utilizada por los antiguos surfistas que demostraban así que ellos nunca se dejaban intimidar por las bravatas del monstruo de las fauces verdosas. Y aun así no llega ni siquiera al 9, "solo" 8.30
          El publico cae en el delirio a estas alturas, estoy absolutamente seguro que ésta ha sido la mejor manga de todo el 2015. desde Australia a Hawai.
          Filipe Toledo se ha quedado atrás ya en la ronda tres, tal como preveía, ya que en estas olas no es surfista seguro, puede coger un tubo asombroso, por supuesto, pero no es difícil que espere demasiado por olas menos amenazadoras (y hoy eran raras las olas amables), y eso te pasa factura en el escaso tiempo de una manga. Y Gabrielito Medina, que no depende solo de sí mismo, ve que sus rivales para el campeonato del mundo van pasando rondas, y él se queda sin munición. Fanning y De Souza están ya en cuartos y respecto a Mick tendría que quedarse éste en cuartos y ganar Gabriel el Pipe, para ser Campeón del Mundo el brasileño por la mínima diferencia. Respecto a Souza o Mick, ganará el que mejor se clasifique, en el momento que uno quede eliminado se queda fuera del título mundial.
         Pero una novedad que no esperábamos, Kelly quiere retirarse ganando en Pipe, y camina en esa dirección, ya que acaba de pasar a cuartos y está muy fuerte hoy, según se vio en la ronda 5. Y Florence, agotado sin duda por su enfrentamiento en el Superheat se ha desinflado y ha sido apeado también en ronda 5 por otro excampeón del mundo, Hobgood.
         Creo que Fanning, con permiso de Slater, será campeón de Pipeline 2015. Lo tiene más complicado que lograr el propio campeonato del Mundo. Todo también con permiso de otro tapado, Souza, por cierto, otro de los grandes profesionales del Circuito. Así está hoy en donde está.
         Son las 2.54 a.m. y, faltando una manga de ronda 5, se van a dormir todos, en Hawai uno se duerme pronto para despertar muy temprano, que las olas son mejores de madrugada.
         Y veo con sorpresa (no sé ya si es bueno o malo) que a Fanning le ha tocado con Slater.
          ¡Otro heat de la muerte!
          Buenas noches...ssszzzzzzzz

(CONTINUARÁ)




25 de noviembre de 2015

Llega el invierno a Doniños

                                                                          Doniños: ha llegado el invierno.                                                                                           
     Disfrutábamos de un otoño agradable, con agua a una temperatura que permitía, incluso, el 3/2 en un baño corto. Para ir a la playa todavía no desentonaban las bermudas y las chanclas del veranito, ya lejano, es verdad, pero que se quiso ir a finales de agosto y resultó que no nos ha dejado, en cierto modo, hasta la semana pasada.
     Pero tal como viene sucediendo con los cambios de estación últimamente, de pronto el viento se tornó frío, casi gélido, y las nubes, que hace días aun nos engañaban dejando filtrar el sol con timidez, taparon el cielo como si se hubiese corrido un oscuro techo de acero gris, opaco a la ya escasa fuerza del sol.
     Por eso, esta fotografía de Doniños en pleno mediodía es muy descriptiva, pienso yo. A nuestras espaldas está llegando del norte ese techo que nos cubrirá hasta que -allá por marzo si hay suerte- amanezca inesperadamente un buen día de sol y tal como llegó desaparezca, cargándonos de inmediato de optimismo primaveral y buenas temperaturas.
     Aunque de momento allá al fondo, hacia el sur, hacia donde van las golondrinas y otras aves que entienden mucho mejor que nosotros esto del invierno, vemos como se va escapando el sol, con toda su luz y su calor, pero eso sí, despidiéndose educadamente por unos meses, durante los que habrá que resistir su ausencia con resignación.
     Pero también es verdad que siempre nos quedará la playa Cristina, allá por la parroquia de Lago, en la que las fieras olas del atlántico invernal se vuelven amables y nos permiten seguir disfrutando del surf.

15 de octubre de 2015

RESPETAD LA NATURALEZA, POR FAVOR, NO TENEMOS OTRA.


¿Cómo se puede manchar de esta forma la Naturaleza?
              Hace unos días dimos un paseo por uno de los parajes naturales más hermosos que existen en los alrededores de Ferrol, un bosque de especies arbóreas autóctonas que está en una colina sobre la Villa de Neda. Uno de los -cada vez más escasos- bosques, de los de verdad, sin eucaliptos. En él habitan animales de cierta envergadura, como pueden ser corzos y jabalíes. Y ardillas, buhos, zorros, porcoespines... Lo curioso es que está bastante rodeado de viviendas, aunque muchas están vacías gran parte del año, lo que proporciona la tranquilidad necesaria a estos animales para moverse por ese tupido bosque aunque, a pesar de todo, durante las horas de luz suelen estar escondidos, saliendo solo al anochecer a buscar alimento. El caso es que cada vez se acercan más a las zonas habitadas, pero no siempre son bien recibidos, como es el caso de los jabalíes.
               Resulta maravilloso pasear por entre esta masa de árboles, y no dudas en pensar que sería magnífico que siguiese conservándose tal como está.
              Pues bien, en la fotografía que acompaño se puede ver la paradójica aportación del ser humano, de la raza inteligente (el "rey" de la Creación, nos denominamos a nosotros mismos) a tanta belleza natural.
              ¿Cómo es posible? Pues ya veis... Así pude contemplar ese día como estaba una zona de ese bosque tan maravilloso...gracias al "regalo" de algunos desaprensivos,
              Lo desgraciado del caso es que este penoso espectáculo es más frecuente de lo que debería ser. A pesar de las insistentes limpiezas que suelen efectuar los Ayuntamientos en sus respectivos territorios. A pesar de la implantación, en los municipios, de los "Puntos Limpios", de los que otro día hablaremos.
                                 
Sin comentarios...




9 de octubre de 2015

La quilla de piedra

             Esta tarde tocó enfrentarse a las olas de O Vilar. Aunque era marea alta, el oleaje era de un metro y traía fuerza.
              Cuando entré al agua (3,00 p.m.), un grupo de franceses surfeaba disfrutando un montón. Como los gabachos tienen presupuesto, disponían de un dron -manejado desde tierra por un colega- que parecía sacado de un cuartel de la CIA. Ocho motores atronando sobre mi cabeza (a dos metros, ¡joder que ruido hacía!) con lucecitas rojas añadidas, se encargaban de sostener una cámara que les grabó toda la sesión, incluída alguna ola mía (era el único local en aquel momento).
              Al salir del agua, en la arena, vi una curiosa piedra, de esas que te dan ganas de llevártela para casa. Pero me conformé con sacarle una foto. Era como si alguien hubiese perdido una quilla en la playa y, con el tiempo, se hubiese transformado en piedra. ¿Verdad que lo parece? Bueno, a mí sí, por lo menos...